All for Joomla All for Webmasters

http://aag.org.ec/templates/sj_stabwall/images/logo-loading.png

Lágrimas y alegría en emotivos reencuentros en el aeropuerto de Guayaquil

Alisson Estrada esperaba por su tía Marjorie Gómez en la sala de arribos internacionales del aeropuerto José Joaquín de Olmedo, cerca de las 19:00 del miércoles 11.

Gómez llegaba desde Italia, país en el que vive desde hace doce años. Su regreso a Ecuador se da luego de cinco años. Apenas tuvieron el primer contacto visual, Estrada alzó los brazos y comenzó a llorar. Gómez empujaba sus maletas, sonriente al ver a sus familiares. Las dos se fundieron en un fuerte abrazo. Se besaron en las mejillas e intercambiaron palabras entre lágrimas.

“Son cinco años que no veo a mis niñas (sobrinas), siempre hacemos videollamadas, pero no es lo mismo sentirlas tan cerca”, refirió Gómez, mientras salía de la terminal aérea junto a sus familiares.

Esta es una de las escenas que se repiten durante el mes de diciembre en el aeropuerto guayaquileño por la llegada de migrantes ecuatorianos que viven en el exterior.

Según las autoridades, se prevé que al menos unas 200000 personas regresen al país para pasar las fiestas de Navidad y Fin de Año con familiares. El fin de semana, el movimiento fue más intenso en cuanto a reencuentros.

Cecilia Monar reside en la ciudad española de Granada desde hace once años. La última vez que vino a Ecuador fue hace dos años. Llegó a Guayaquil la noche del jueves 12. Sus familiares la esperaban ansiosos.

“Por motivos de trabajo ella no podía venir, ahora se quedará hasta febrero”, manifestó Hugo Monar, su padre, quien la esperaba con un ramo de flores. Al verla aparecer en la sala, gritaron de alegría los siete familiares. La algarabía despertó la curiosidad de quienes estaban a esa hora en el aeropuerto.

“Quiero comer de todo, cangrejos, encebollado, extrañaba este clima, a mi gente, me dijeron que vamos a pasar de fiesta en fiesta acá”, expresó Monar antes de soltar una carcajada.

Robert Quintana abrazó a su hermano Alfredo, luego de casi un año, pues viajó a estudiar una maestría en una universidad española. Robert, de 25 años, llegó “cargado de regalos” a Guayaquil. “Apenas llevo un año afuera, pero extraño mucho a mi familia”, dijo.

Desde inicios de diciembre, el aeropuerto es testigo de emotivos encuentros. Con globos, pancartas, flores, camisetas o presentes, los familiares de los migrantes esperan su llegada.

José Luis Robles regresó el pasado jueves al país después de 15 años, tiempo en el que se estableció en España, para buscar “mejores días”.

Sus últimos seis años los ha vivido en Barcelona, donde es conductor de camiones que transportan bebidas gaseosas.

Robles contaba su historia, cuando se quebró al hablar sobre la falta que le hizo su familia y los problemas en los primeros años en Europa.

“Es duro estar lejos de la casa, del barrio, del país, hasta que te acostumbras y luchas por darles lo mejor”, manifestó entre lágrimas.

El hombre, oriundo de Riobamba, iba a quedarse hasta el lunes 23 en Guayaquil, en casa de sus primos. Luego tiene previsto viajar a su tierra para las cenas del 24 y 31.

“He visto por fotos y videos cómo han cambiado las ciudades, mi Riobamba, Guayaquil mismo (...) quiero conocer la rueda (La Perla)”, añadió.

Esta caravana de migrantes que retornan, temporalmente, deja réditos a diferentes sectores, como los taxistas que laboran en la terminal aérea.

Uno de ellos es José Andrade, quien manifestó que las ganancias durante el mes de diciembre suben hasta en un 40 %.

“Algunos nos amanecemos trabajando, es una buena época para nosotros”, expresó el conductor.

 

100 personas han solicitado el resguardo de la Policía

Para salvaguardar la seguridad de los migrantes que retornan al Ecuador para pasar las fiestas de Navidad y Fin de Año con sus familiares, la Gobernación del Guayas y la Policía Nacional desarrollan el Plan Retorno, en el aeropuerto de Guayaquil.

Este programa, que tiene siete años de funcionamiento, consiste en que los miembros de la Policía brinden resguardo a los viajeros para que lleguen seguros hasta sus domicilios.

Pedro Pablo Duart, gobernador del Guayas, indicó que desde el pasado viernes 6, en que se inició el plan hasta el domingo 15, 100 personas han optado elegir la custodia policial luego de salir del aeropuerto guayaquileño.

Ramiro Ortega, comandante de Policía de la Zona 8, refirió en días pasados que 20 uniformados, acompañados por 5 patrulleros y 10 motocicletas, realizarán la custodia de los pasajeros que lleguen y hayan solicitado este servicio.

En una carpa, en el estacionamiento de la terminal aérea, están ubicados de 3 a 4 policías, a quienes el viajero puede pedir este servicio, que es gratuito.

Ortega sostuvo que este servicio se realiza en coordinación con el ECU911 para que quede registrado en el sistema.

Se informó que si los viajeros pertenecen a otra provincia, los policías los acompañarán hasta el límite jurisdiccional, donde serán relevados por uniformados de la otra provincia, hasta el domicilio o destino final.

En diciembre de 2018 arribaron al país 236 949 personas, principalmente desde Estados Unidos, seguido de España.

Según información de la Policía Nacional, el año pasado se realizaron 250 pedidos de acompañamiento.

El gobernador Duart expresó que se espera que esa cifra aumente este año.

Una de las recomendaciones para quienes llegan a pasar las fiestas es la de no tomar taxis informales en las calles.


Fuente: https://www.eluniverso.com/guayaquil/2019/12/18/nota/7655133/lagrimas-alegria-emotivos-reencuentros-aeropuerto 
Top